www.nettime.org
Nettime mailing list archives

[nettime-lat] Agroterrorismo: la biotecnología como arma
xa on Sat, 19 Jan 2002 20:13:06 +0100 (CET)


[Date Prev] [Date Next] [Thread Prev] [Thread Next] [Date Index] [Thread Index]

[nettime-lat] Agroterrorismo: la biotecnología como arma



Agroterrorismo: la biotecnología como arma

La guerra contra el campo
Pat Roy Mooney
La Jornada

En un mundo en el que un puñado de empresas trasnacionales dominan la
biotecnología agrícola, en el que la tecnología Terminator (modifica
genéticamente las plantas para que produzcan semillas estériles) es la
plataforma sobre la cual se emprenden todos los nuevos experimentos de
mejoramiento biotecnológico, no es difícil creer que las empresas o los
gobiernos usen la tecnología para imponer su voluntad.Una disputa sobre el
comercio de textiles con el sur de Asia, por ejemplo, podría conducir a que
Estados Unidos negarael permiso de exportación de un herbicida modificado,
necesariopara asegurar el rejuvenecimiento de las semillas de algodón
portadoras de la secuencia Terminator.El ecoterrorismo podría resultar mucho
más barato y rápido como medio para resolver disputas comerciales que los
procesos de arbitraje de la OMC... y para someter a otros países
En junio de 1999, Scientific American publicó un asombroso informe de
investigadores de la Universidad de Bradford, Gran Bretaña, que describía la
guerra biológica vegetal y animal en Sudáfrica, Estados Unidos, Gran
Bretaña, Rusia e Irak. Parte de esa historia se remonta a la Segunda Guerra
Mundial o a la guerra de Vietnam, pero el trabajo de Irak tuvo lugar en los
noventa e incluía la bioingeniería de patógenos del trigo que podrían haber
devastado la seguridad alimentaria en el Medio Oriente.

1 En realidad, el agroterrorismo como táctica entre las grandes potencias no
es la excepción sino la regla. En la Primera Guerra Mundial los franceses
desarrollaron patógenos para aniquilar los animales de la caballería alemana
y los alemanes lanzaron una elaborada estrategia que arrasó el ganado de
Rumania y el ganado y el trigo almacenado (para ser exportado a los aliados
en Europa) en Argentina y posiblemente en otros países de Sudamérica. La
campaña alemana también se dirigió contra embarques de caballos de guerra y
de tiro en el este de Estados Unidos y a lo largo de todo el frente
occidental.

2 Es ampliamente reconocido que Estados Unidos trató de destruir la cosecha
de trigo de Vietnam del Norte en los sesenta e intentó diseminar
enfermedades entre los cultivos de exportación de Nicaragua a fines de los
setenta. También existen rumores creíbles de que Estados Unidos -o
disidentes apoyados por él- han atacado cultivos y animales en Cuba.

Los hongos-bomba
En un estudio de la campaña de Estados Unidos para eliminar los cultivos de
narcóticos en los Andes, Edward Hammond (ex integrante de RAFI y actualmente
director del Proyecto Sunshine) descubrió que tanto Estados Unidos como Gran
Bretaña han canalizado fondos a través del programa antidrogas de la ONU
para obtener acceso a hongos microscópicos manipulados para convertirlos en
armas en Uzbekistán (cuando esa república todavía formaba parte de la URSS).
Tanto los hongos como los científicos contribuyen en la investigación de
Estados Unidos. Hammond señala que el plan estadunidense de rociar desde
aviones hongos genéticamente modificados aún no ha sido aprobado por el
gobierno colombiano.

3 Sin embargo, a mediados de 2000, con miles de millones de dólares de
fondos de ayuda destinados a Colombia, la aprobación de la asistencia
financiera pasó a depender de la disposición de Colombia a permitir la
experimentación de armas biológicas contra sus cultivos de narcóticos. Eso
es una presión intolerable. Incluso la investigación de esos hongos y su
almacenamiento deberían ser vistos como una violación al Tratado sobre Armas
Biológicas de la ONU.
Entre marzo y julio de 2000 me reuní con organizaciones de la sociedad
civil, agrónomos y funcionarios gubernamentales en talleres sobre
biotecnología en La Paz, Sucre y Cochabamba, Bolivia. A pesar de que ese
país sería el primer y principal blanco de las armas biológicas para
destruir los grandes cultivos de coca, ni un funcionario o científico había
oído hablar de la propuesta de utilizar ese país como conejillo de Indias en
materia de hongos bélicos. Incluso, altos funcionarios del Ministerio del
Medio Ambiente boliviano, que se ocupan de problemas de bioseguridad,
afirmaron no tener idea. Justo en medio de un centro de megadiversidad
vegetal en los Andes, la guerra biológica podría representar una amenaza
terrible contra la seguridad alimentaria no sólo de Bolivia sino del mundo
entero.
En noviembre de 2000, en una carta a Edward Hammond, la ONU confirmó
categóricamente que había abandonado todos los planes para usar armas
biológicas en su guerra contra las drogas en Sudamérica. La decisión de
abandonar la iniciativa posiblemente se tomó en julio, después de que el
gobierno colombiano se negó a ceder a las presiones estadunidenses y se unió
a Perú y Ecuador en la oposición al peligroso plan. Aparentemente, es
posible que sólo Bolivia haya accedido a apoyar la estrategia de Estados
Unidos y la ONU.
Aparte del artículo de Scientific American, en junio de 1999 hubo otros dos
acontecimientos que aceleraron la inquietud pública. Primero, Floyd Horn,
director del Servicio de Investigación Agrícola (ARS, por sus siglas en
inglés) del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), declaró al
Philadelphia Inquirer que estaba seriamente preocupado por la posibilidad de
que el "agroterrorismo" atacara cultivos genéticamente uniformes en Estados
Unidos.

4 Al parecer, Horn y su asistente han estado estudiando el problema durante
algún tiempo e incluso han asistido a reuniones de información de la OTAN
sobre este tipo de amenaza.

5 El Terminator
Los artículos de Scientific American y el Inquirer aparecieron en los mismos
días en que en Montreal había una reunión sobre el Convenio sobre Diversidad
Biológica de la ONU para discutir el informe de un panel científico,
encabezado por el doctor Richard Jefferson, sobre la patente Terminator
original (una tecnología que modifica genéticamente las plantas para que
produzcan semillas estériles). Nos llamó especialmente la atención el
párrafo 84 de ese crítico informe:
"... anticipamos que dentro de tres a siete años habrá tecnologías
suficientemente poderosas como para manipular genes endógenos, a través de
la intervención molecular (por ejemplo, mutagénesis locodirigida;
recombinación homóloga), y que es preciso una actitud activa para tomarlas
en cuenta a fin de prevenir las tendencias en las Tecnologías de Restricción
del Uso Genético (GURT). Consideramos que esas nuevas tecnologías
moleculares para la manipulación genética serán más robustas y penetrantes,
pero al mismo tiempo mucho más difíciles de detectar y controlar, debido a
la naturaleza sutil y posiblemente no- transgénica de los cambios
realizados." (Las cursivas son del autor).

La traidora
Al tiempo que se presentaba ese informe, RAFI descubrió una nueva patente
del tipo Terminator (la número 31) concedida a la Universidad de Purdue con
fondos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos. Esa patente afirma
que el carácter suicida podría ser suprimido por varias generaciones antes
de ser activado por un inductor químico remoto. Las afirmaciones de Purdue
evocan un escenario perverso en el que la secuencia suicida permanecería
inactiva mientras se rociara sobre el cultivo un determinado elemento
químico (por ejemplo, un herbicida), quizás incluso varias veces durante la
época de crecimiento. Si ese elemento químico no se aplica o se niega su
presencia malévolamente, el cultivo produciría semillas estériles. De hecho,
el carácter activado o desactivado por el inductor químico externo podría
estar codificado para atacar de inmediato el cultivo presente: reducir el
contenido proteínico del arroz, elevar el nivel de cianuro en la yuca o
mandioca, o hacer que el trigo germine prematuramente, por ejemplo. Eso es
la Tecnología Traitor (traidora). También se trata de una investigación en
guerra biológica ofensiva, en contradicción con el Tratado sobre Guerra
Biológica de 1972, propuesto y adoptado en primer lugar por Estados Unidos.
¿Llegará esto a ocurrir alguna vez? En Montreal, 108 gobiernos discutieron
entre adoptar una resolución noruega que pedía una moratoria en la
investigación y las pruebas de campo de Terminator o aceptar una de Gran
Bretaña que resulta prácticamente lo mismo sin emplear la palabra
"moratoria" que tiene tanta carga política. Durante el debate, la delegación
de Estados Unidos amenazó abiertamente a los otros países con represalias
económicas y posiblemente también de la OMC si impedían la comercialización
de Terminator en sus territorios soberanos. Floyd Horn, del Departamento de
Agricultura de los Estados Unidos, quien está tan preocupado con el
agroterrorismo, no sólo apoyó la tecnología Terminator, sino que su oficina
encabeza el trabajo sobre los hongos convertidos en armas en Colombia.6
En un mundo en el que un puñado de empresas trasnacionales dominan la
biotecnología agrícola, en un mundo en el que la tecnología Terminator es la
plataforma sobre la cual se emprenden todos los nuevos experimentos de
mejoramiento biotecnológico, no es difícil creer que las empresas o los
gobiernos usen la tecnología para imponer su voluntad. Una disputa sobre el
comercio de textiles con el sur de Asia, por ejemplo, podría conducir a que
Estados Unidos negara el permiso de exportación de un herbicida modificado
necesario para asegurar el rejuvenecimiento de las semillas de algodón
portadoras de la secuencia Terminator. Una disputa con Francia sobre aceites
vegetales podría provocar la misma amenaza contra los cultivos franceses de
maíz BT. La cosecha de soya de Brasil --uno de los principales competidores
de los procesadores estadunidenses-- quedaría indefensa si el fitomejorador
de soya de Estados Unidos --o el gobierno de Estados Unidos-- no entregara
el "protector" químico esencial. El ecoterrorismo podría resultar mucho más
barato y rápido como medio para resolver disputas comerciales que los
procesos de arbitraje de la OMC, que son largos e inciertos. En los setenta,
un secretario de Agricultura de Estados Unidos, nombrado por el mismo
presidente que desmanteló en forma unilateral depósitos de armas biológicas,
se sintió, sin embargo, autorizado a reconocer que la alimentación es un
arma política. Esa idea sigue vigente.
Richard Jefferson y sus colegas reconocieron, en su informe al Convenio de
Biodiversidad, que la tecnología Terminator demuestra que es posible
"apagar" y "prender" características de las plantas. Desde luego, la
característica más evidente, comercialmente hablando, es la capacidad o
incapacidad de la planta de tener descendientes fértiles, pero el control
remoto de esa característica no es particularmente atractiva desde el punto
de vista militar. Como la cosecha sembrada se puede cultivar y consumir,
nadie pasará hambre hasta el otro año. Como castigo es lento, y da al
adversario varios meses para buscar otra fuente de semillas (o de
alimentos).
Sin embargo, si esa característica se puede utilizar para gobernar el valor
del cultivo actual, el valor militar de Terminator puede ser enorme. Por
ejemplo, si elementos químicos externos (aplicados o no) pudieran controlar
los niveles de proteínas o la producción de carbohidratos, ser causa de
germinación o reorientar la energía de la planta hacia el desarrollo de
hojas en lugar de semillas, eso podría resultar devastador para el cultivo.
Esa es la verdadera amenaza. Es mucho más seria que alguien discutiendo
sobre el ántrax en un café. Pero es una amenaza que sólo puede ser llevada a
la práctica por gobiernos o empresas con ayuda de fitopatólogos.
Durante la Cumbre Mundial de la Alimentación de 1996, Estados Unidos sostuvo
que el derecho a la alimentación no debía formar parte de la declaración
final. Finalmente, fue derrotado. Sin embargo, Estados Unidos ganó la
discusión acerca de que los estados soberanos no necesitan ser
autosuficientes en alimentación si son capaces de autoabastecerse, es decir,
si están en condiciones de comprar la diferencia entre la producción
nacional y la necesidad nacional de consumo. Ahora, con la Tecnología
Terminator, los países con déficit alimentario enfrentan la posibilidad de
que su producción nacional pase a ser totalmente dependiente de las
exportaciones extranjeras de inductores químicos esenciales.
La tecnología Terminator amenaza la vida y la subsistencia de mil 400
millones de personas, cuya seguridad alimentaria depende de las semillas
guardadas por los agricultores pequeños. La exportación de semillas
Terminator debería ser cuestionada bajo la Convención de Armas Tóxicas y
Biológicas y también bajo el artículo 2 de la Convención sobre el
Genocidio.* Extractos del documento El Siglo ETC editado por la Fundación
Internacional para el Progreso Rural, ahora llamada Grupo de Acción ETC, y
la Fundación Dag Hammarskjöld, publicado en mayo de 2001.


Los blancos del agroterrorismo


Los cultivos y los agentes patógenos que podrían ser utilizados como armas:

Cultivo Región(es)PatógenoComentario
Cultivos alimentarios básicos
Frijoles, soya, cacahuate, girasol, verdurasMundoSclerotinia
sclerotiorumAlto potencial militar. Este hongo causa podredumbre o moho en
muchas especies, con excepción de cereales y plantas leñosas. Sumamente
destructivo por ser una enfermedad que se transmite por el aire y se aloja
en la semilla.
Papa, tomateMundoPhytophora infestansBajo potencial militar. Es transportado
por la lluvia, el viento y las heladas tardías. Es extremadamente
destructiva.
Papa, tomate, tabaco, plátano Mundo, excepto SudaméricaPseudomonus
solanacearumAlto potencial militar. Material bacterial pegajoso sumamente
destructivo. Se transmite a través de material infectado y por otros medios.
No hay defensa efectiva.
Maíz, caña de azúcar, gramíneas Africa, Asia,  Australia, Sur y
CentroaméricaXanthomonus albilineansMediano potencial militar. La bacteria
quema la hoja
Caña de azúcarIslas de Asia, Pacífico SurVirus de Fiji de la caña de azúcar
Mediano potencial militar. Virus difundido por plantas infectadas. Es
altamente destructivo.
Caña de azúcarMadagascar China, IndiaPuccinia erianthiBajo potencial
militar. Ataca a la hoja. Es transportado por el viento pero requiere de una
temperatura específica. Existen variedades resistentes.

Cereales (incluyendo 40 géneros de gramíneas)Mundo, excepto Australia y
SudáfricaPuccinia striformisMediano potencial militar. La roya amarilla y
rayada es muy destructiva y puede ser  transportada a grandes distancias por
el viento.
TrigoMundoTilletia tritici Mediano potencial militar. Hongo que causa tizón,
mal olor y achaparramiento con seria pérdida de rendimiento.
Trigo, triticale
 India, Paquistán, Irak, Afganistán, México, BrasilTilletia indicaEscaso
potencial militar. Causa tizón (Bunt Karnal), es moderadamente destructivo y
se  difunde a través de las plantas y el suelo infectado.
Trigo, cebada
 MundoPuccinia graminisMediano potencial militar. La roya negra o del tallo
es sumamente destructiva pero existen variedades resistentes. Es
transportado por el viento.

Arroz
MundoPyricularia oryzaeMediano potencial militar. Es sumamente destructiva y
es transportada por el viento. Existen variedades resistentes.
Arroz MundoCochliobolus MiyabeanuEscaso potencial militar. Hongo de mancha
café controlado por fungicidas. Hay variedades resistentes.
Cultivos industriales (o no alimentarios básicos)
Cítricos (especialmente toronja)Africa, Asia,  Australia,
SudaméricaXanthomonus campestris pv. CitriMediano potencial militar debido a
la inestabilidad de la bacteria (cancro cítrico).
CítricosSudáfricaEnf. bacteriana de cítricos verdesEscaso potencial militar.
Necesita insecto vector y condiciones climáticas.
CaféSureste asiático, Centro y SudáfricaVar virulans,Colletotrichum
coffeanumMediano potencial militar. Podredumbre fúnguica, muchos vectores.
PinoMundo Dothistromia piniMediano potencial militar. Causa tizón. Es
transportado por el viento o por las semillas. Puede ser sumamente
destructivo.
Manzana, pera, membrillo.Norteamérica, Norte de Africa, Europa, China,
Japón, Nueva ZelandaErwinia amylovoraMediano potencial militar. Es
transportado por agua e insectos. Es sumamente destructivo. Centroamérica,
Tizón de fuego.
Caucho Zona tropical
y CentroaméricaMicrocyclus ulciBajo potencial militar. Tizón
aerotransportado sumamente destructivo, pero es inestable y de Sur requiere
una temperatura y una humedad específicas.




Notas
1. Rogers, Paul; Simon Whitby y Malcolm Dando, "Biological Warfare Against
Crops", Scientific American, junio de 1999, p. 70-75.
2. The British Medical Association, Biotechnology; Weapons and Humanity,
cit., p. 12-13.
3. Comunicación personal con Edward Hammond, 6 de agosto de 1999, con base
en su investigación y en un trabajo en preparación. Ese trabajo estará
disponible en la red.
4. Goldstein, Steve, "US could face new terror tactic: Agricultural
Warfare", Inquirer, Washington Bureau, 22 de junio de 1999.
5. Comunicaciones telefónicas con Simon Whitby y Malcolm Dando en la
Universidad de Bradford, 22 y 24 de junio de 1999.
6. Comunicación personal con Edward Hammond.

_______________________________________________
Nettime-lat mailing list
Nettime-lat {AT} nettime.org
http://amsterdam.nettime.org/cgi-bin/mailman/listinfo/nettime-lat