www.nettime.org
Nettime mailing list archives

[nettime-lat] Hay incursiones del Eje'rcito di'a y noche, afirman habita
ricardo dominguez on Fri, 7 Jun 2002 16:06:02 +0200 (CEST)


[Date Prev] [Date Next] [Thread Prev] [Thread Next] [Date Index] [Thread Index]

[nettime-lat] Hay incursiones del Eje'rcito di'a y noche, afirman habitantes de La'zaro Ca'rdenas y Mas


LaJornada  6 de junio de 2002

 Hay incursiones del Eje'rcito di'a y noche, afirman habitantes de
La'zaro Ca'rdenas

Se intensifica el hostigamiento militar contra bases zapatistas en
Huitiupa'n

Grupos paramilitares de Desarrollo, Paz y Justicia se preparan en la
regio'n, advierten

HERMANN BELLINGHAUSEN ENVIADO

San Cristobal de las Casas, Chis. 5 de junio. "Ya no tenemos esperanza
de vivir en paz", declaran los habitantes del ejido La'zaro
Ca'rdenas, municipio de Huitiupa'n, al denunciar que el pasado 29 de mayo
sufrieron una incursio'n intimidatoria del Eje'rcito federal en su
comunidad. Una ma's. Estos indi'genas, bases de apoyo del Eje'rcito
Zapatista de Liberacio'n Nacional (EZLN), llevan semanas
denunciando el inusual hostigamiento que sufren desde hace unos tres
meses, y que ahora se ha intensificado.

La comunidad permanece en alerta. "Cada vez nos esta'n atemorizando ma's
los soldados, porque llegan de di'a y de noche, en diferentes
horarios. La poblacio'n ya no duerme tranquila, nos tratan como
delincuentes. No sabemos que' es lo que debemos al gobierno.  ?Sera' que
es delito organizar un trabajo social? Sabemos que hay leyes y derechos
para organizar trabajos colectivos, pero el Eje'rcito nos viene a
interrogar sobre por que' esta' tan pobre la poblacio'n, como si el
gobierno no se diera cuenta o lo ignorara.

"El gobierno manda a los soldados a supervisar, y ellos lo hacen como un
gesto facilitado." Para los campesinos en resistencia "se trata
de una estrategia militar del gobierno, con la intencio'n de hacer
contrainsurgencia y atemorizar a la poblacio'n civil."

Los ejidatarios de La'zaro Ca'rdenas afirman que "en la regio'n se esta'n
preparando grupos de paramilitares de Desarrollo, Paz y Justicia
para atacar a las comunidades que no esta'n con ellos. Li'deres y
dirigentes prii'stas organizan a grupos de jo'venes drogadictos para
sembrar el terror en las comunidades, pero nosotros sabemos que son el
gobierno federal y el estatal los que dan planes a esas
organizaciones para sembrar toda clase de terror y dividir los pueblos".

Los indi'genas se preguntan: " ?Sera' esto el cambio que anuncio' el
gobierno foxista?" Solicitan que su denuncia "sea escuchada", puesto
que hay "muchas narraciones de otras comunidades que nos dicen que hay
orden de aprehensio'n en nuestra contra". Con malicioso
candor, agregan: "Eso lo dudamos, porque no somos delincuentes."

En repetidas ocasiones, estos ejidatarios de Huitiupa'n (municipio
ubicado en la regio'n tzotzil de la zona norte, pro'ximo a los Altos) han
declarado: "Lo que demandamos es justo. Nosotros no queremos caer en la
provocacio'n, sabemos respetar las leyes de las autoridades
competentes, y queremos vivir en paz."

Ya antes, el 22 de mayo, a la muy "oportuna" hora de las tres de la
ma~ana, habi'an ingresado al ejido tres patrullas de la Polici'a Judicial,

"las cuales estuvieron dando vueltas. Adema's, "elementos del Eje'rcito
federal se quedaron a la orilla de la comunidad; como estaba
oscuro no se pudo ver cua'ntos judiciales y militares habi'a, ni el nu'mero
de placas". El hecho causo' gran temor entre los pobladores, pues
desde entonces "temen que suceda algu'n acontecimiento violento".

A principios de mayo, los representantes de La'zaro Ca'rdenas habi'an hecho
pu'blico un "nuevo intento" de los soldados federales, la
Seguridad Pu'blica y los agentes judiciales de ocupar el ejido. En
aquella ocasio'n llegaron dos camiones de soldados federales, con 36
elementos cada uno, y una camioneta ocupada por agentes de Seguridad
Publica "revueltos" con judiciales y paramilitares. "Entraron
preguntando nombres de personas, regalando dulces y dinero a los ni~os
en la calle para que den informacio'n o digan si alguien esta' en
contra del gobierno o hay algu'n movimiento", aseguran los labriegos.

"Tambie'n espantaron a la comunidad diciendo que vendra'n ma's seguido, con
ma's soldados". Aunque los indi'genas ignoran el motivo de
esta hostilidad, afirman: "Lo que si' sabemos es que en la regio'n se
esta'n preparando paramilitares de la organizacio'n Desarrollo, Paz y
Justicia". Insistentemente se preguntan si eso es "el cambio que tanto
pregona" el actual gobierno federal.

" ?Sera' que el cambio es organizar grupos paramilitares, descomponer la
organizacio'n de los pueblos y dividir para que haya dos o tres
grupos de autoridades en una peque~a comunidad?" En vez de cumplir con
los acuerdos firmados por el gobierno federal y el EZLN sobre
los derechos y cultura indi'genas, "el actual gobierno nos esta' dando la
guerra sin ponerle fin a este conflicto, para lograr una paz
verdadera.

"Queremos decirle a los gobiernos federal y estatal que detengan las
agresiones en contra de las comunidades, que no manden
soldados, Seguridad Pu'blica y paramilitares. Que las comunidades
indi'genas no tengan dos o tres grupos nombrando a sus propias
autoridades y desconociendo las autoridades nombradas por la mayori'a.
Nosotros decimos que no somos delincuentes, no somos
violentos, sabemos respetar las leyes y al ser humano. No necesitamos
soldados ni judiciales que nos vengan cuidar o espantar a cada
rato con sus armas de alto poder", argumentan los representantes del
ejido La'zaro Ca'rdenas, para finalmente exigir al gobierno "que
cumpla con los pueblos de Me'xico, y mande obedeciendo las autoridades
del pueblo".



Hay riesgo de hambruna en zonas ocupadas por indi'genas desplazados:
Alvarez Icaza

El presidente de la Comisio'n de Derechos Humanos del Distrito Federal
(CDHDF), Emilio Alvarez Icaza Longoria, advirtio' que cada vez es
ma's real la posibilidad de hambruna generalizada en las zonas ocupadas
por los indi'genas desplazados en Chiapas, donde alrededor de
12 mil personas subsisten ba'sicamente con la ayuda de la solidaridad
nacional e internacional, que "abastece a duras penas a la
poblacio'n de refugiados".

Aunado a esto, el hecho de "sobrevivir" bajo techos de la'mina y muros de
madera, en condiciones insalubres y padeciendo desnutricio'n,
infecciones gastrointestinales, respiratorias y urinarias, hace ma's
grave la situacio'n.

Al participar en la presentacio'n del Informe especial sobre desplazados
de guerra en Chiapas, caminando hacia el amanecer,
del Centro de Derechos Humanos Fray Bartolome' de las Casas, el ombudsman
capitalino lamento' que ante la gravedad de la situacio'n
de los desplazados la poli'tica "tradicional" del gobierno federal en
Chiapas sea la de regionalizar el conflicto.

Por esto, llamo' a sumar esfuerzos para exigir al gobierno no so'lo la
solucio'n de los conflictos en la regio'n, sino acciones tendientes a
reparar el da~o ocasionado a los desplazados.

Juntos, apunto', "debemos impulsar que el Estado mexicano cumpla los
compromisos que le impone el derecho internacional, incluidos
los derechos humanos y el derecho humanitario; buscar la solucio'n del
conflicto armado; acabar con la impunidad de los grupos
paramilitares; reconstruir la identidad perdida y el tejido social;
fortalecer la organizacio'n social y poli'tica; la recuperacio'n
sicosocial;
resignificar el sufrimiento y prevenir que nunca ma's vuelva a ocurrir".

Alvarez Icaza advirtio' que en Chiapas se ha roto el tejido social,
econo'mico, familiar y de identidad cultural de los desplazados desde el
estallamiento del conflicto en 1994, que se acentuo' con "la presencia de
grandes contingentes militares y la accio'n de grupos
paramilitares".

El ombudsman recordo' que los principios rectores de los desplazamientos
internos de la oficina del Alto Comisionado de los Derechos
Humanos de la Organizacio'n de Naciones Unidas, establecen y orientan a
los Estados y a las organizaciones no gubernamentales sobre
la forma en que deben enfrentar los desplazamientos internos, asi' como
los derechos y garanti'as de las personas que se ven obligadas a
huir de sus hogares por conflictos armados, situaciones generalizadas de
violacio'n de los derechos humanos, violencia generalizada o
desastres naturales.


ANGEL BOLA~OS Y VICTOR BALLINAS



 So'lo esperan localizar nuevos terrenos para salir de la zona, se~ala

Cinco de 32 grupos de Montes Azules ya aceptaron ser reubicados,
sostiene el director
de la reserva

ANGELES MARISCAL CORRESPONSAL

Tuxtla Gutierrez, Chis., 5 de junio. El director de la reserva ecolo'gica
Montes Azules, Alejandro Lo'pez Portillo, dio a conocer que cinco de
los 32 grupos asentados en el lugar ya aceptaron ser reubicados y so'lo
esperan localizar nuevas tierras para abandonar la zona.

Sin embargo, se nego' a precisar cua'les son las comunidades que han
empezado a buscar nuevos asentamientos fuera de la selva
Lacandona, porque considero' que pueden recibir presiones para cambiar de
parecer.

Agrego' que a esos cinco nu'cleos poblacionales les proporcionara'n, adema's
de certeza juri'dica en la posesio'n de la tierra, proyectos
productivos que les permitan asentarse de manera permanente en su nuevo
hogar y no retornar a la reserva, como sucedio' con anteriores
intentos de reubicacio'n.

En entrevista, Lo'pez Portillo manifesto' que existen otros 27 grupos
dispersos que se resisten a abandonar sus casas, donde han vivido
muchos a~os o bien les sirvio' de refugio cuando el Eje'rcito Mexicano
incursiono' a la selva en su embestida contra los rebeldes zapatistas
que se alzaron en armas en enero de 1994.

Esos 27 grupos han radicalizado su postura al declarar pu'blicamente que
no saldra'n del lugar a pesar de los posibles desalojos que
esta'n en puerta. El concejo del municipio auto'nomo zapatista Ricardo
Flores Mago'n difundio' una relacio'n de comunidades en riesgo de
ser desalojadas, reubicadas o afectadas, entre ellas El Suspiro y
Palestina, Laguna del Parai'so, Laguna Suspiro y Nuevo San Pedro.

Ofertan tierras ganaderos de la zona de conflicto

En tanto, el li'der de los ganaderos de la zona de conflicto, Constantino
Kanter, ofrecio' al gobierno las 80 mil hecta'reas que abandonaron
desde 1994, que estari'an en poder de comunidades zapatistas.

Kanter dijo que 300 ganaderos poseen ma's de 80 mil hecta'reas de tierras
en los municipios Las Margaritas, Altamirano, La Trinitaria y
Ocosingo, que estari'an "vigiladas, que no ocupadas", por bases del EZLN,
subrayo'.

Por eso propuso que el gobierno compre las tierras que se ubican en los
alrededores de Montes Azules para que ahi' se establezcan los
campesinos considerados invasores, ya que muchos ganaderos se han
resignado a no recuperar esos terrenos por la vi'a legal y por esa
razo'n esta'n dispuestos a venderlos al gobierno federal para que e'ste, a
su vez, los dote a los grupos que se pretende reubicar.

Disputan permisos forestales

La Secretari'a de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) tiene
registrados en Chiapas dos puntos de los municipios Totolapa y
Cintalapa en donde grupos campesinos disputan permisos forestales.

El delegado de la Procuraduri'a Federal de Proteccio'n al Ambiente
(Profepa), Herna'n Alfonso Leo'n, dijo que esta' latente un conflicto por
la
disputa en la explotacio'n forestal en Totolapa, donde prii'stas y
perredistas mantienen una confrontacio'n permanente.

Agrego' que tambie'n mantienen una disputa comuneros de Santa Mari'a y San
Miguel Chimalapa, de Oaxaca, con ejidatarios chiapanecos.
En las ma's de 164 mil hecta'reas de tierras que pelean esta' el
aprovechamiento forestal de la zona, que en a~os anteriores ha
ocasionado
desplazamientos, expulsiones y enfrentamientos a tiros con saldo de
muertos y heridos.

La Semarnat tiene registrados en Chiapas 273 permisos de programas de
manejo forestal, en 10 de los cuales se han detectado
irregularidades.

De acuerdo con documentos proporcionados por la subdelegacio'n de gestio'n
para la proteccio'n ambiental de la dependencia, los
programas de manejo forestal autorizados en la entidad son para
"intervenir" o explotar al menos 124 mil 230 hecta'reas en las nueve
regiones.

La mayori'a de estos permisos forestales se concentran en 31 municipios
chiapanecos: 76 en la zona fronteriza, 59 en la Frailesca, 49 en
los Altos, 31 en la Selva, 24 en el Centro, y el resto en las zonas
Norte, Soconusco, Sierra e Istmo-Costa.

Marca la guerra a ni~os de Chiapas

Sobrecogedores testimonios de menores desplazados sobre el asesinato de
familiares

VICTOR BALLINAS Y ANGEL BOLA~OS

Son los ni~os desplazados en Chiapas, los sobrevivientes de las acciones
persecutorias de autoridades y grupos paramilitares y de los
conflictos partidistas y religiosos, quienes cuentan en peque~as
historias, acompa~adas con dibujos, el verdadero rostro de la violencia
que los ha tocado y dejado a muchos de ellos en la orfandad. Ellos, con
sus textos y sus ima'genes, demandan poner fin a la impunidad y
expresan su deseo de vivir con dignidad.

Los relatos de estos ni~os recogen la memoria de la violencia en
Chiapas. Ilustran el terror en el que han vivido y dan cuenta de los
asesinatos, robos, desapariciones, expulsiones, saqueos, humillaciones
que han sufrido hombres, mujeres, ancianos y ni~os de sus
comunidades.

 Son las historias de quienes se han visto obligados a abandonar sus
tierras. Los
ni~os que expresan en estos testimonios sus emociones, tristezas, miedos,
pero tambie'n sus sue~os.

Ayer, durante la presentacio'n del Informe especial sobre desplazados de
la guerra en Chiapas, caminando hacia el amanecer, del Centro Fray
Bartolome' de las Casas, el ni~o chol Alfonso Quiro'n se~alo': ''Alla' en
nuestra
tierra, de donde nos corrieron, nos dejaron sin nada. Donde estamos hoy no
tenemos agua, no hay comida, tenemos fri'o y nos mojamos. Nos robaron todo.
Nada tenemos, pero pido al gobierno que lleve a la justicia a esos
paramilitares que nos expulsaron". Y ante el auditorio pidio':''Lleven
consigo mi historia. Ha'ganla suya y hablen para que nos hagan
justicia..."

Los testimonios, las historias, se van hilvanando, y representan las
voces que ponen rostro a la violencia. Esta es la historia de un ni~o
indi'gena de Marque's de Comillas: "A las seis de la ma~ana sali' de mi
casa, acompa~ado de mi papa' y mi ti'a Gloria para ir a traer mai'z a
la milpa. Como a las dos de la tarde veni'amos ya de regreso hacia mi
casa, cuando a la mitad del camino nos dispararon con armas de
fuego. Le dispararon primero a mi papa' y a mi ti'a Gloria, por lo que,
para salvarnos, salimos corriendo hacia el mismo camino de donde
veni'amos, pero los matadores le siguieron disparando a mi papa'.

"El so'lo pudo correr 100 metros aproximadamente y se cayo'. Entonces mi
ti'a
Gloria y yo corrimos como 50 metros ma's delante de donde se habi'a
quedado mi
papa'. En ese momento vimos ya de cerca a los tres asesinos encapuchados
con
sus armas y machetes. Alli' mire' los ojos de los tres y pude reconocer
que eran
Nicola's, Manuel y Pedro.

"Al ir corriendo, mi ti'a Gloria se cayo' dos metros adelante del monte y
los
asesinos aprovecharon para agarrarla a machetazos en su nuca. A mi' me
empujaron y me cai' boca abajo y machetearon tambie'n mi nuca, aqui' se ven
las
cicatrices. Entonces me quede' tirado como media hora en ese lugar.
Despue's
me levante' poco a poco y como sabi'a que mi ti'o, junto con sus hijos, se
habi'an
ido a traer mai'z a su milpa con sus dos caballos de carga, decidi' ir a
alcanzarlos.

"Ya no tuve que caminar mucho, porque los encontre' en el camino que ya
veni'an
de regreso. Me vieron manchado de

sangre y me preguntaron que' me habi'a pasado, les platique' lo que me
habi'a sucedido en el camino con mi papa' y mi ti'a.

"Mi ti'o me trajo abrazado y seguimos el camino que ya e'l trai'a. Llegamos
al lugar donde murio' mi ti'a Gloria, dos metros delante de la orilla
del camino. Mi ti'o con sus hijos la vieron, estaba muerta. Ma's adelante
estaba tirado mi papa' en medio del camino. Ahi' mire', junto con mi
ti'o, que los asesinos le habi'an cortado la cabeza a mi papa', ya so'lo un
pedacito de pellejo estaba colgado a su cabeza...

"Llegando a mi casa mi ti'o le pidio' de favor a su cu~ado Pedro que me
llevara a curar en el hospital de Villahermosa, Tabasco, y que me
acompa~ara. Ahi' estuvo ocho di'as conmigo en el hospital, despue's que
sali' llegue' a Palenque, donde estuve dos di'as, y luego llego' otro
cu~ado de mi ti'o que se llama Pa'nfilo, y que tiene un taxi, y dijo que
nos fue'ramos a la comunidad de Orizaba, y no a la de Ri'o Salinas,
puesto que ahi' se encontraban ya desplazados mis ti'os y mi mama'. Despue's
tomaron el acuerdo de desplazarnos a Chanibal, donde
ahora estoy viviendo."

El ni~o hizo un dibujo en el que muestra la cancha de basquetbol, su
casa y ahi' dentro a su mama'. A su papa', su ti'a Gloria y e'l ?Manuel?.
Asi' como el camino a la milpa y a los asesinos Nicola's, Manuel y Pedro.
Su caballo y la iglesia.

                                                     En otras historias,
los ni~os y las ni~as indi'genas dibujan a los grupos
                                                     paramilitares como
los de Paz y Justicia, "quienes dispararon sus armas,
                                                     quemaron casas,
hicieron una emboscada, amarraron a nuestros compa~eros y
                                                     ahi' mataron a
Nicola's".

                                                     Otro testimonio da
cuenta de que por ser militantes del PRD "llegaron los
                                                     paramilitares de
Paz y Justicia. Quemaron todo. Corrimos. Ahi' siguen los
                                                     paramilitares desde
1995..."

                                                     La mayori'a de los
textos son breves, con dibujos que reflejan el miedo, el coraje y
                                                     el grito de
justicia de estos ni~os indi'genas desplazados. Son los ojos de los
                                                     propios desplazados
y sus voces de las que da cuenta este informe.

                                                     A pesar del dolor,
confiaron en el Centro Fray Bartolome' de las Casas y le
                                                     entregaron sus
testimonios, so'lo le pidieron: "ahora que ya les contamos nuestro
                                                     sufrimiento,
ustedes sabra'n hacer algo ma's por nosotros y denunciar como
                                                     derechos humanos".

Las voces de los ni~os quedan ahi' como un clamor de justicia. Su
silencio pudo ser roto, y decidieron pintar lo que su voz temi'a decir.
Su
miedo afloro', le dieron forma para comunicar su dolor: "Voy a hablar,
escuchen hombres y mujeres. Cuando salimos sufrimos. En este
camino habi'a mucho lodo y lluvia, trajimos cargando nuestros costales y
asi' llegamos aqui' a X'oyep. So'lo eso digo".

Pero lo que sus ojos vieron quedo' plasmado: "soldados les apuntan con
rifles. Las casas son quemadas, empieza el e'xodo. Abandonan
todo. Corren para salvarse..."

Guadalupe, una ni~a de 12 a~os, narra: "Yo dibuje' mi perro porque se lo
llevaron los prii'stas. Las flores, los perros y la escuela se
quedaron en Yaxgemel y yo quiero estudiar, pero aqui' en X'oyep no hay
escuela. Las gallinas se perdieron, se las llevaron los
paramilitares prii'stas. A lo mejor para comerlas. El corazo'n de los
paramilitares no es bueno. Se perdieron nuestra tablita donde torteaba y

la ji'cara donde guardamos nuestra tortilla. Salimos porque tuvimos miedo
de sus rifles y porque nos amenazaron de matarnos".

Otra ni~a indi'gena relata: "Dibujamos nuestras iglesias, flores,
gallinas y patos, todo se ha quedado en nuestros parajes pues los
paramilitares nos corrieron porque nuestros padres no cooperaron para la
compra de sus balas que tronaban en el aire en la escuela de
Yaxgemel. Nosotros esta'bamos en nuestras casas. Yo me senti'a triste
cuando tronaban las balas y pensamos que era mejor salir de aqui'
para que no nos maten. La escuela se quedo' en el centro de Yaxgemel".

Son historias de violencia. Son las voces y las miradas de los ni~os
indi'genas que muestran asi' el rostro del miedo, de la guerra, de la
violencia, de la injusticia.


    Todos son inocentes, insisten sus familiares

En Las Huertas la polici'a cargo' con cato'licos y evangelistas

    Arrasaron con todo, comenzando con nuestros derechos, dicen

ALONSO URRUTIA Y VICTOR RUIZ ARRAZOLA ENVIADO Y CORRESPONSAL

Las Huertas, Oax., 5 de junio. Desde que se conocio' la matanza de los
campesinos de Xochiltepec, a esta comunidad se le asocia casi
con la barbarie, con la muerte. A decir de la procuraduri'a estatal, de
aqui' salieron los asesinos, de aqui' salieron las armas pero, para el
pueblo, los que se llevaron ''fueron puros inocentes''.

Dicen que nadie, o casi nadie, se salvo' del despliegue policiaco. Ni el
templo evange'lico Monte Getsemani', ni la capilla cato'lica de la
Santi'sima Trinidad. La polici'a arraso' con todo, ''comenzando por
nuestros derechos'', reclama Jacqueline Bola~os, a quien sus cinco a~os
de mojada en Sherman, Texas, le dan una nocio'n de que la polici'a no
puede llegar ''asi' como asi', sin mostrar un papel ni nada, pateando
puertas, robando casas y lleva'ndose a inocentes''.

Con quien se hable coincide en que ''la polici'a no puede hacer valer la
ley con pura ilegalidad; que investiguen, pues, pero con justicia'',
dice Toribio Rodri'guez.

Y mientras en Las Huertas ya piensan en co'mo hacerle para mantener a los
''hue'rfanos'' que dejaron los que se llevaron detenidos, en la
cabecera municipal, en Santo Domingo Teojomulco, hay una exigencia para
el gobierno federal: ''Que la Procuraduri'a General de la
Repu'blica atraiga el caso, porque la estatal so'lo ha inventado culpables
para lavarse la cara ahora que todo mundo los se~ala''.

Los relatos del operativo del sa'bado anterior coinciden en que hubo
prepotencia, allanamiento y ''robo descarado de los dineros del
pueblo". Ni la caja comunitaria que, afirman, teni'a ya 100 mil pesos,
fue respetada. Dan sus explicaciones de los ''miles de pesos'' que les
robaron: son envi'os de los que ya migraron por tanta pobreza. Jacqueline
jura que se llevaron 25 mil pesos y es que hace un mes que
llego' con su marido, Aureliano Gutie'rrez, para ver a la familia y hacer
algunos arreglos. Pensaban regresarse a fin de a~o ''y ahora quie'n
sabe''.

Nos trataron como animales

Efigenia Rodri'guez dice: ''No hay razo'n para que nos haga esto el
gobierno, pues somos pobres y nos trataron como animales, peor que
eso. Entraron apunta'ndole a los ni~os, pero que' les iban a hacer ellos,
yo estaba haciendo mi pan y ni eso respetaron''. Su hija, Filiberta,
es la encargada de la Conasupo del pueblo. Da ma's detalles: ''Trai'an un
encapuchado que les iba diciendo quie'n si' y quie'n no, pero
aunque no los detuvieran a muchos de todos modos les pegaban''. Dice que
le robaron 7 mil pesos de la Conasupo y asegura que fue
uno ''de grandes mechas''.

Sale en defensa de Isai'as, su vecino, a quien vio en el pueblo el
viernes, el mismo di'a que segu'n la procuraduri'a e'l formaba parte de
quienes emboscaron a los de Xochiltepec.

A Dolores Sa'nchez, encargada de la capilla de la Santi'sima Trinidad, le
aflige que ni el templo respetaron y tan so'lo recordar que se
llevaron a su hermano le provoca llanto, porque no sabe cua'ndo lo va a
volver a ver, ''si es que lo veo''. No es justo, dice una y otra vez,
''si e'l
estaba en el tequio por que' lo quieren hacer delincuente. Nosotros no
somos un pueblo de delincuentes''.

Durante una asamblea de los pobladores de Las Huertas, Simeo'n Cruz,
pastor evangelista, afirma que e'l conoce a sus fieles y puede
estar seguro que los que se llevaron son inocentes, aunque luego matiza:
''A lo mejor dos o tres pudieron estar en eso, pero no todos;
pues si los vimos aqui', eso ya es una barbaridad''.

- ?Y las armas que dicen que se llevaron de este lugar?

-A lo mejor sacaron una que otra arma.

''Puede que las armas si' -tercia otro campesino, que de inmediato pide
justicia-, pues somos un pueblo en conflicto.''

Quienes viven en Las Huertas esta'n ciertos que si la polici'a va a
Xochiltepec a buscar como lo hizo aqui', ''va encontrar igual cantidad de

armas''.

Una y otra vez la historia de que patearon puertas, que los golpearon,
que los tiraron, que los humillaron, que les robaron, todos con sus
matices, como Aniceto Sa'nchez, al que no pararon de pegarle hasta que
alguien les dijo que era sordomudo...

Que veni'an algunos encapuchados y que trai'an una lista para decir este
si', este no. ''Si eso fue el viernes, se~or, co'mo pasa a creer que
para el sa'bado ya sabi'an quie'n si' y quie'n no, eso es pura invencio'n
del
gobierno'', afirma Raymundo Gutie'rrez.

Esta'n claros que la autoridad no actuo' conforme a la ley, y Toribio
expresa sus dudas: '' ?Quie'nes son los delincuentes?, si son ellos. Que
investiguen bien, que haya justicia bien y si sale alguien de aqui', pues
que lo castiguen, pero no asi'''.

De todas las historias que se cuentan la de Francisca tiene un sello muy
particular. Es viuda, tiene tres hijos y un entenado que le dejo'
Margarito Osorio, su esposo asesinado en marzo pasado en una emboscada
tendida -asegura- ''por los de Xochiltepec'', aquel di'a en que
las autoridades de Zaniza acordaron con la Semarnat juntar a los pueblos
en conflicto para darles a conocer el permiso que les otorgari'an
para explotar el bosque.

Ese di'a Margarito se fue a la siete y lo asesinaron ''a la mala'',
asegura Maximiliano Cruz, un anciano de 70 a~os que ha vivido casi todos

los conflictos, con sus muertes y venganzas. Francisca es una joven
viuda. Se la mira au'n triste, aunque dice que esta' bien, que el pueblo
la mantiene. ''Ahi' le arrimamos que un pu~o de arroz, un pu~o de mai'z,
un pedazo de trapo para que se tape'', acota don Maximiliano.

La polici'a vino a verla el di'a que mataron a Margarito y no volvio' hasta
el sa'bado, cuando regresaron patea'ndole la puerta y buscando las
armas. Dice que nadie le da razo'n de quie'n mato' a Margarito. Maximiliano
informa que se llevaron a su hijo, ''agente de la polici'a" de Las
Huertas, pero desde hace seis meses, porque desde siempre era nada ma's
topil. Ahora, dicen que e'l es de quienes mataron a los de
Xochiltepec.

Ma's adelante mencionan a quienes recibieron balazos de los de
Xochiltepec. Son las huellas del odio y la negativa absoluta a reconocer

que del pueblo salio' algu'n asesino. ''Debi'a estar loco o demente quien
hizo eso'', claman algunas mujeres, cuando ya les comienza a
brotar el llanto por sus parientes detenidos.

Todo mundo dice que su pariente no salio' de ahi'. Quiza' lo que ma's les
indigna son los cuatro menores de edad -dicen ellos, dos segu'n la
procuraduri'a- que se llevaron. '' !Pero co'mo va a ser eso, se~or! Si
ellos estaban en la escuela, salieron a las 2:30 y eso, donde dicen que
paso', esta' muy lejos; son muchas horas para llegar; los quieren hacer
delincuentes'', asegura Luci'a Marti'nez.

De quien poco quieren hablar es de do~a Ine's, la anciana que segu'n la
polici'a teni'a las armas en su casa. ''Esta' medio enferma de la
cabeza'', asegura Maximiliano. ''No se', a lo mejor si' encontraron alguna
que otra arma ahi'''. Y en sus reclamos brotan sus rencores contra
sus vecinos: San Lorenzo, Xochiltepec... un nudo de odios mutuos que
so'lo dejan muertes.

-Dice el gobierno que todo fue por un permiso forestal que le dieron a
Zaniza.

-Esas son mentiras. Nosotros que' vamos a saber de eso -replica
Maximiliano.

Nadie en el pueblo avala esta versio'n gubernamental del origen del
conflicto. '' ?Pero co'mo vamos a matar por otros?'', insisten, y se van a

sus casas.



    Fue otorgado en diciembre de 2001 a Santa Mari'a Zaniza

Rechaza Lichtinger comentar lo relativo al permiso forestal

    Versio'n de que Fox le habri'a llamado fuertemente la atencio'n

El secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Vi'ctor Lichtinger,
declino' explicar por que' no dio a conocer el permiso de
aprovechamiento forestal que otorgo' la delegacio'n de la Semarnat en
Oaxaca -en diciembre de 2001- a la comunidad de Santa Mari'a
Zaniza. ''No quiero debatir en los medios para no entorpecer las
investigaciones'', acoto'.

Durante la celebracio'n del Di'a Mundial del Medio Ambiente, realizada en
el parque ecolo'gico Las Estacas, en Tlaltizapa'n, Morelos,
trascendio' que Lichtinger recibio' una fuerte llamada de atencio'n por
parte del presidente Vicente Fox, porque adema's de haber ocultado la
informacio'n del reciente permiso forestal, involucro' al gobierno federal
en la matanza de campesinos de las comunidades localizadas en
el distrito Sola de Vega.

El conflicto que dejo' 26 muertos para la Semarnat ''no es un problema
forestal, es de hambre y pobreza; es inconcebible que esa gente tan
pobre posea armas de ese calibre, (AK 47); las autoridades del estado
deben aceptar esa realidad. El problema ahi' tambie'n es de
ingobernabilidad, de indiferencia de la fuerza pu'blica'', asento' la
institucio'n.

La dependencia ofrecera' hoy una conferencia de prensa en la que
presentara' ''notas de localizacio'n y fotografi'as ae'reas con las que
comprobara' que no autorizo' permisos con ligereza, tal como lo afirmo'
Juan Di'az Pimentel, presidente del Congreso'' oaxaque~o.

La secretari'a aseguro' que los permisos de aprovechamiento forestal
otorgados por su delegacio'n en Oaxaca ''excluyeron las a'reas que se
ubican en la zona de conflicto agrario'', entre Santiago Xochiltepec,
Santo Domingo Teojomulco y Santa Mari'a Zaniza. La divulgacio'n de las
fotocopias de los permisos de aprovechamiento forestal otorgados a Santa
Mari'a Zaniza en 1999 y diciembre de 2001, proporcionadas a
diversos medios de comunicacio'n, tuvo ''la intencio'n de vincular esta
autorizacio'n con los lamentables sucesos ocurridos el 31 de mayo en
el paraje de Agua Fri'a''.

Afirmo' que ''la gente del gobierno de Oaxaca sabi'a de los permisos
forestales, porque participaron en las dictaminaciones y en la
aportacio'n de recursos dentro del Programa de Desarrollo Forestal
(Prodefor)''.

Segu'n Semarnat, en la informacio'n proporcionada a los medios hay una
''clara manipulacio'n, hay trampa, porque no se adicionan las
coordenadas exactas del territorio''. El arti'culo 21 del reglamento de
la ley forestal establece que los programas deben contener, entre
otros, ''la ubicacio'n del predio o predios, indicando los ve'rtices en
coordenadas geogra'ficas con aproximacio'n a de'cimas de segundo''.

Sin embargo, las copias de los permisos forestales otorgados a Santa
Mari'a Zaniza no especifican las colindancias ni la superficie
presuntamente excluida de la zona que se disputan Xochiltepec y Zaniza.

Ayer por la tarde, el delegado de la Semarnat en Oaxaca, Salvador Anta
Fonseca, acudio' a la dependencia para sostener una reunio'n
privada de ''urgencia'' con el secretario Lichtinger y algunos
subsecretarios, a quienes habri'a presentado los papeles que acreditan
que no
hubo falta de visio'n en el otorgamiento de los permisos, ni menos que
debido a e'stos ''se reactivo' un viejo conflicto'', como aseguro' en
entrevista radiofo'nica el presidente del Congreso oaxaque~o.

El delegado dara' a conocer hoy en conferencia de prensa la ''ubicacio'n
geofi'sica exacta'' de los predios en los que se autorizo' el
aprovechamiento, los cuales, refrendo' la dependencia, ''esta'n fuera de
la regio'n del conflicto''.

El 13 de agosto de 2000, Santiago Xochiltepec interpuso un amparo contra
la autorizacio'n del permiso otorgado por la Semarnat a Santa
Mari'a Zaniza; el juez tercero de distrito con sede en Oaxaca ordeno' la
suspensio'n definitiva y el 7 de marzo de 2002 pidio' a la Procuraduri'a
Federal de Proteccio'n al Ambiente (Profepa) realizara una inspeccio'n en
esa zona; pero fue hasta el di'a 25 de ese mes que el perito
Frehenedy Enri'quez emitio' el dictamen, concluyendo que la superficie
boscosa disputada se encontraba en terrenos de Zaniza, lo que
motivo' que Xochiltepec promoviera el recurso de revisio'n del amparo,
cuya resolucio'n esta' pendiente.

                          CAROLINA GOMEZ, JUAN MANUEL VENEGAS, ALONSO
URRUTIA Y VICTOR RUIZ ARRAZOLA, CORRESPONSAL




    Me'dicos preve'n urgencia cli'nica en cualquier momento

El erpista Jacobo Silva cumple 48 di'as en huelga de hambre

    Exige amnisti'a federal "para todos los presos poli'ticos"

BLANCHE PETRICH

Jacobo Silva Nogales, el comandante Antonio del Eje'rcito Revolucionario
del Pueblo Insurgente (ERPI), cumple este jueves 48 di'as en
huelga de hambre en el penal de La Palma, en Almoloya; los me'dicos de la
enfermeri'a del lugar informaron el martes a Elizabeth,
hermana del interno, los si'ntomas de e'ste: su organismo ya rechaza la
miel y los dos vasos diarios de agua que ingiere, padece dolor de
cabeza, na'usea constante, calambres y pies inflamados. Le advirtieron
que en cualquier momento puede presentarse una urgencia
cli'nica. Silva, sin embargo, aviso' a su esposa, Gloria Arenas Agis,
coronela Aurora, presa en el penal de Neza-Bordo, que proseguira' su
ayuno.

"No puedo retroceder, pase lo que pase, para fortalecer la esperanza de
mi libertad", le dice a su compa~era, que tambie'n hace ayuno, en
una carta que escribio' esta semana y que conocio' La Jornada.

Silva y Arenas, arrestados el 19 y el 22 de octubre de 1999, son
procesados por pertenencia al ERPI, terrorismo y delincuencia
organizada,
asi' como uso, posesio'n y almacenamiento de armas exclusivas del
Eje'rcito; tambie'n, homicidio calificado, tentativa de homicidio y da~os
en propiedad ajena. Otros dos detenidos, Feli'citas Padilla y Fernando
Gatica, son coacusados en los dos procesos abiertos contra el
grupo, uno en Toluca y otro en Chilpancingo.

En la audiencia ma's reciente, la defensa del grupo de presuntos
guerrilleros presento' dos pruebas que, de ser reconocidas como va'lidas
por el tribunal conforme a derecho, mereceri'an la anulacio'n del juicio,
ya que un grupo de trabajo del Alto Comisionado de Derechos
Humanos de la Organizacio'n de Naciones Unidas (ONU) y Amnisti'a
Internacional (AI) certifican que los cuatro acusados esta'n sometidos
a privacio'n de libertad arbitraria.

Ambos organismos documentan en dos textos que las autoridades mexicanas
han violado normas internacionales por los siguientes
hechos: arresto violento sin orden o decisio'n juri'dica sobre las
detenciones; negacio'n de acceso a abogados durante las primeras cuatro
                                                     semanas; anomali'as
diversas en las pruebas presentadas por el gobierno,
                                                     como "confesiones
firmadas" obtenidas mediante tortura, falsificacio'n de
                                                     declaraciones
oficiales y de exa'menes me'dicos.

                                                     Herra'n Salvatti, en
la escena

                                                     Como causa
paralela, Gloria Arenas demando' en diciembre de 1999 al entonces
                                                     subprocurador
Mariano Herra'n Salvatti -identificado por ella durante el operativo
                                                     en que fue
aprehendida- por tortura y detenciones arbitrarias. Cuatro veces ha
                                                     ratificado su
denuncia, pero el caso ha sido archivado.

                                                     El grupo de trabajo
de la ONU se~ala que el gobierno nego' el acceso de los
                                                     detenidos a sus
abogados -que en el momento de la configuracio'n de la
                                                     averiguacio'n previa
eran Pilar Noriega, Lamberto Gonza'lez y Digna Ochoa-,
                                                     argumentando que se
trataba de un "proceso secreto, no abierto al pu'blico",
                                                     figura que no esta'
contenida en ninguna ley.

                                                     Debido a la falta
de oportunidad de presentar pruebas y alegatos, el expediente
registra el arresto de los cuatro coacusados en la misma fecha y en el
mismo lugar, todos en Chilpancingo el 22 de octubre, pese a que
Jacobo Silva fue detenido en el Distrito Federal, el di'a 19, y Gloria
Arenas en San Luis Potosi', el 22.

De acuerdo con la abogada Ba'rbara Zamora, que desde septiembre del a~o
pasado encabeza el nuevo equipo de la defensa, los
documentos de la ONU y de AI constituyen dos piezas fundamentales.
Fueron presentados hace tres semanas ante el tribunal unitario y se
espera que durante la pro'xima audiencia, prevista para el 25 de junio,
se emita un fallo al respecto.

El documento del grupo de trabajo, que no es te'cnicamente una
"resolucio'n", sino una "opinio'n", fue presentado al gobierno mexicano el

11 de junio de 2000. Las autoridades no respondieron dentro del plazo
debido, de 90 di'as. Por lo tanto, esa instancia hizo pu'blico el texto.
Por su parte, Amnisti'a presento' desde noviembre de 1999 una accio'n
urgente sobre el caso y la ha ratificado a~o con a~o sin obtener
respuesta.

Ambos organismos dan cre'dito a las declaraciones de los detenidos, en
las
cuales relatan la forma como fueron arrestados y torturados para
confesarse
culpables de los delitos que les imputan.

Disparos, un cada'ver, un boleti'n de prensa

La captura de los jefes del ERPI Jacobo Silva, comandante Antonio, y
Gloria
Arenas Agis, coronela Aurora, fue presentada en su momento, en el Centro

Federal de Readaptacio'n Social (Cefereso) de Almoloya, como uno de los
golpes
ma's importantes contra las guerrillas "malas": el Eje'rcito Popular
Revolucionario
(EPR) y su escisio'n, el ERPI.

Segu'n la versio'n oficial, el grupo de guerrilleros cayo' en manos de
polici'as
judiciales federales "por casualidad", durante un operativo que
rastreaba a unos
secuestradores, el 22 de octubre de 1999, en la capital de Guerrero.

Se les acusa de haber participado en una emboscada a un camio'n militar
ocurrida en Guerrero, en 1996, en la cual murio' un civil que
manejaba un vehi'culo que iba atra's del transporte de soldados.

La Procuraduri'a General de la Repu'blica (PGR) presenta como u'nica prueba
un parte de guerra en el que el EPR -au'n no se escindi'a el
ERPI- reivindica esa accio'n. El alegato de la defensa contra la
acusacio'n es que "hubo disparos, hay un cada'ver y hay da~os, pero no hay

nada que se~ale a los cuatro detenidos como autores de los hechos".

En las diligencias de ampliacio'n de declaraciones ministeriales, los
cuatro detenidos, por separado, se desistieron de sus declaraciones
preparatorias, aseguraron haber sido obligados a firmar documentos con
los ojos vendados y despue's de varias sesiones de tortura.

Ellos cuentan otra historia.

Ocupacio'n: guerrillero

Silva es, evidentemente, cabeza del grupo. De 41 a~os, nativo de
Miahuatla'n, Oaxaca, reconoce en una de las ampliaciones de su
declaracio'n ministerial ser "de ocupacio'n guerrillero".

Sostiene: "No soy terrorista ni secuestrador. Estoy aqui' porque he
formado parte de un eje'rcito popular desde cuyas filas he llamado al
pueblo a defenderse y he ayudado a organizarse (...) He luchado por
hacer realidad el ejercicio de la soberani'a popular (...) No he hecho
ma's que hacer uso del derecho que tienen los pueblos para combatir un
estado de cosas injusto (...) Me atrevi' a dar esperanzas a los ma's
pobres entre los ma's pobres y a mostrarles un camino con todos los
riesgos que ello implica".

En las primeras declaraciones en que sus abogados pudieron estar
presentes, expuso que fue detenido en Me'xico, el 19 de octubre, a
plena luz del di'a. Refiere que sus captores gritaron: " !Nadie se meta!
 !Somos de la PFP!", antes de introducirlo en un vehi'culo.

Dice que fue trasladado a un hangar del aeropuerto, despue's a
"instalaciones militares", y finalmente al mismo hangar. En los tres
sitios
fue golpeado sin cesar. Dos di'as despue's, a~adio', fue subido a un avio'n.
Luego de un rato de vuelo fue trasladado por tierra a un sitio que
no ubicaba hasta que vio que estaba frente a su domicilio, en la colonia
Balcones del Valle, en San Luis Potosi'.

Como en los a~os 70, rostros

tumefactos en las fichas

Sobre ese episodio, su esposa Gloria Arenas relata que ese di'a -22 de
octubre- oyo' disparos, se asomo' a la ventana del segundo piso de
su casa y se percato' que estaba rodeada. Individuos con la cara
cubierta, vestidos de negro y sin insignias balearon la puerta y la
derribaron. Luego entraron disparando. Antes de ser arrojada al piso,
vendada y esposada, logro' ver que al frente del operativo caminaba
un hombre vestido de civil, con el rostro descubierto.

Meses despue's, el 15 de diciembre, en una ampliacio'n de sus
declaraciones, identifico' al hombre de traje como el entonces
subprocurador Herra'n Salvatti. Presento' una denuncia por tortura contra
el funcionario. El 19 de julio del a~o pasado, cuando fue
trasladada al penal de Neza-Bordo, ratifico' su denuncia. Pero la
averiguacio'n permanece congelada.

Los hombres que irrumpieron en su casa sabi'an su verdadera identidad y
su nombre de guerra, y la patearon para que ratificara los datos.
Luego la llevaron a un vehi'culo para que identificara a su marido. Vio
un cuerpo que vesti'a una chamarra como la de Jacobo, pero no pudo
reconocer la cara tumefacta y deformada que teni'a ante ella.

- ?Eres tu', Jacobo? -pregunto'.

De la boca reventada salieron balbuceos incomprensibles. La sacaron de
ese vehi'culo y la arrojaron en otro, la cubrieron con un saco y
sintio' que se poni'an en marcha. En San Luis fueron recluidos en celdas
contiguas por varias horas.

Ambos refieren como "la peor parte de la tortura" escuchar los gritos de
dolor y las quejas del co'nyuge. Con Gloria tomaron precauciones.
Le cubrieron el esto'mago con una cobija antes de patearla. Pero tambie'n
fue desnudada. En pezones y genitales recibio' descargas
ele'ctricas. Sufrio' el pocito y otros me'todos conocidos de interrogacio'n
brutal.

Gloria Arenas, de 40 a~os, nativa de Orizaba, egresada de la Escuela de
Agronomi'a, se incorporo' a las luchas agrarias en la sierra de
Zongolica. En sus declaraciones acepta ser llamada coronela Aurora en el
ERPI y asegura haber tenido responsabilidades poli'ticas
dentro de la organizacio'n.

Con Silva no hubo intencio'n alguna de evitar las huellas de la tortura.
Las sesiones fueron largas y cruentas.

Un "regalo" para Almoloya

Vendada y amarrada, Gloria percibio' que la subi'an a una nave -avioneta o
helico'ptero, no sabe-, y se percato' de que viajaba en compa~i'a
de otras personas, quiza' su compa~ero, y que volaban, llegaban a algu'n
sitio y de nuevo, en otro transporte, tomaban carretera. Se
detuvieron y quisieron obligarla a firmar documentos. Como se nego', con
las manos esposadas a la espalda, imprimieron sus huellas
digitales en los papeles.

En una caseta de pagos, recordo', los individuos que los custodiaban se
identificaron como militares. " ?Son ustedes los que traen un
regalo?", les preguntaron. Horas despue's ingresaron, aterrados, en el
penal de Almoloya.

Junto con ellos llevaban a una pareja ma's, que habi'a permanecido
silenciosa hasta entonces. So'lo al entrar en el penal pudieron
observarlos. Segu'n sostienen, nunca antes habi'an visto a Feli'citas
Padilla y a Fernando Gatica. Ellos tambie'n iban golpeados y vendados.
Ambos niegan totalmente los cargos imputados por la PGR.

En los certificados me'dicos que fueron incorporados al expediente a la
hora de ser presentados ante el agente del Ministerio Pu'blico no se
registraron las huellas de la tortura.

La Comisio'n Nacional de Derechos Humanos (CNDH) envio' visitadores a
comprobar las denuncias dos meses despue's de que se
realizaron las consignaciones. Hicieron a las mujeres una revisio'n
me'dica, pero por el tiempo transcurrido las huellas de los golpes
habi'an desaparecido. A Jacobo Silva, que todavi'a presentaba numerosas
cicatrices, no le hicieron examen alguno.

La CNDH, a diferencia de Amnisti'a y de Naciones Unidas, no denuncia
tortura en este caso. Cuando fueron presentados a la prensa,
detra's de un ventanal blindado y empa~ado, encasquetaron la gorra hasta
las cejas a Silva, para ocultar los rastros de los moretones y las
cortaduras que au'n eran visibles.

                               Desde su ingreso en Almoloya hasta la
fecha poco ha prosperado el caso de los presuntos miembros
                               del ERPI.

                               Ernesto Zedillo, el presidente que
prometio' combatir a las "guerrillas malas" con todo el peso del Estado
                               -como hicieron en el pasado Gustavo Di'az
Ordaz, Lusi Echeverri'a y Jose' Lo'pez Portillo- ya no esta' en el
                               poder. Pero la procuracio'n de justicia no
ha registrado cambios y los procesos judiciales del pasado
                               siguen su curso, con todo y sus vicios y
sus confesiones por tortura.

                               En el i'nterin, una de las abogadas, Digna
Ochoa, fue asesinada. Otros dos defensores se incorporaron a
                               funciones pu'blicas, Pilar Noriega y
Lamberto Gonza'lez. Y la hija del matrimonio Silva-Arenas debio' salir
                               del pai's, exiliada en Canada', acosada por
las amenazas ano'nimas.

                               En la carta que Jacobo Silva escribe a su
esposa Gloria, desde la enfermeri'a de Almoloya, le dice:
                               "Sabes que los jueces actu'an por
consignas poli'ticas y que no tenemos oportunidad de un juicio justo.
                               Ante esta situacio'n lo u'nico que queda
son las protestas paci'ficas, como e'sta".

                               Una veintena de campesinos guerrerenses
presos en el penal de Acapulco iniciaron tambie'n, en los
u'ltimos di'as, huelgas de hambre en solidaridad con Silva y Arenas. Son
acusados de pertenecer al ERPI. Acerca de ellos, el comandante
de esa escisio'n del EPR expresa: "Tu' sabes que son como mis hijos.
Cuando tuve hambre siempre supe que teni'an comida para mi',
aunque ellos comieran menos. Ellos arriesgaron su vida en el monte
conmigo cuando fue necesario, sin pedir nada a cambio, ma's que la
esperanza y el compromiso de luchar siempre al lado de ellos.  !Co'mo
podri'a yo regatearles un esfuerzo cuando ellos me necesitan!
 !Co'mo podri'a yo, ahora que puedo, no arriesgar algo cuando ellos lo han
arriesgado todo!"

La hermana del comandante Antonio, Elizabeth, reconoce que Jacobo es muy
terco, por lo cual so'lo volvera' a comer cuando logre su
objetivo. "El no pide al gobierno se~ales de buena voluntad ni promesas,
sino un compromiso verdadero: una amnisti'a federal para todos
los presos poli'ticos. Eso es lo que espera".




Robert Fisk

El poder de Berlusconi

Sciuscia, en napolitano, significa "limpieza de calzado". Es el nombre
del programa ma's controvertido, irritante y provocador en el segundo
canal de la televisio'n estatal italiana, la RAI. A Silvio Berlusconi,
primer ministro de Italia, le gustari'a que la edicio'n 33 de Sciuscia,
que se
presento' la semana pasada, haya sido la u'ltima. Apenas en abril pasado
Berlusconi sostuvo que Mi-chele Santoro, el conductor de esta
mezcla delirante de brillantes documentales y una seccio'n llamada Que'
hubo de despreciable en la semana, ha hecho "un uso
criminal de la televisio'n pu'blica".

Los periodistas italianos esperan que corra sangre. En el programa de
cierre de temporada, la semana pasada -en el que se me invito' a
participar-, se incluyo' un devastador documental del reportero Co-rrado
Formigli sobre el fracaso de la ayuda occidental a Afganista'n.
Tambie'n se presento' un prolongado, airado y en ocasiones hilarante
debate en el estudio acerca de nuestra absurda injerencia en aquel
pai's, entre funcionarios del gobierno, especialistas en defensa, una
actriz estadunidense, un reportero izquierdista italiano, un periodista
pro israeli' y el signor Fisk. Ojala' la BBC pusiera al aire esta clase de
agudas discusiones en tiempo real. En cierto mo-mento incluso
logre' que los dema's invitados tocaran el tema de las razones por las que
se cometieron los cri'menes contra la humanidad del 11 de
septiembre.

Pero el asunto no es ese. Sciuscia ha sido una plaga para el gobierno de
Berlusconi, e incluso se puso a investigar los antecedentes
cuasimafiosos de uno de los colaboradores ma's cercanos del primer
ministro. Por presentar las tribulaciones de los palestinos bajo la
ocupacio'n, la comunidad judi'a acuso' a Santoro -como a tantos
pe-riodistas que se atreven a criticar a Israel- de "antisemitismo".
Leone
Paserman, presidente de la comunidad judi'a en Roma, tambie'n pidio' a la
direccio'n de la RAI que despidiera a Santoro. Ma's tarde un
tribunal italiano ordeno' a Paserman pagar una in-demnizacio'n de 50 mil
euros al conductor de televisio'n.

Como muchos reporteros de izquierda en Italia, Santoro fue comunista.
Comenzo' su carrera periodi'stica en el diario L'Unita', a la sazo'n
del Partido Comunista, pero en la actualidad es el perfecto animador de
televisio'n, tan provocador y teatral, que incita a sus invitados lo
mismo a la furia que a la generosidad.

Los cinco miembros del consejo de direccio'n de RAI no se divierten con
Santoro. Tres de ellos, nombrados en febrero, son aliados de
Forza Italia, el partido de Berlusconi, y el presidente del canal,
Antonio Baldassare, es cercano a la coalicio'n del primer ministro. El
equipo
de produccio'n de Sciuscia no ha sido informado si se le permitira' lanzar
otra
serie; a estas alturas deberi'a ya estar planeando la programacio'n del
pro'ximo
oto~o. Adema's de la influencia que ejerce sobre el consejo de la RAI,
Berlusconi
posee un virtual monopolio de la televisio'n privada italiana: controla
tres canales
privados -Canal 5, Italia 1 y Red 4- y por medio de su hermano controla
el dia-rio
Il Giornale, con una circulacio'n de 200 mil ejemplares. Tambie'n domina
de
hecho la revista semanal Panorama y la revista de chismes Chi, la cual
tiene
una circulacio'n cercana al millo'n de ejemplares.

 ?Se trata, por lo tanto, de una escaramuza ma's entre el mandama's
derechista
de la poli'tica italiana y las subversivas y electoralmente derrotadas
fuerzas de
izquierda? Seri'a agradable pensarlo asi'. Pero horas despue's del u'ltimo
programa de la serie fui a ver una exposicio'n en el so'tano del
mo-numento a
Vi'ctor Manuel, ese notorio pastel de crema hecho de concreto y ma'rmol
que
alberga al soldado desconocido italiano de la Primera Guerra Mundial. La

exhibicio'n, segu'n anunciaba una placa a la entrada, fue inspirada nada
menos
que por Berlusconi, una demostracio'n de 150 a~os de unidad italiana.
Adentro habi'a docenas, de hecho cientos de banderas militares,
de-masiadas, de la guerra de 1914-1918 y anteriores. Habi'a un trozo del
perone' de Jose' Garibaldi, extirpado despue's de que fue herido
en la batalla de Aspromonte, en 1862, e incluso la bota derecha del
he'roe, acolchada de piel, con todo y el orificio de la bala.

Mucho ma's impresionante era un largo documental de la campa~a italiana
contra el imperio austrohu'ngaro en la Primera Guerra Mundial,
cuando Italia, por su-puesto, estuvo de "nuestro" lado. Mostraba
increi'bles testimonios fi'lmicos de las li'neas frontales alpinas
-peli'culas
verdaderas, no recreaciones como tantas cintas brita'nicas de la e'poca- y
del hundimiento de un gigantesco barco de guerra que, a
semejanza del Titanic, se vuelca sobre cientos de sobrevivientes. Lo
preocupante, sin em-bargo, eran los comentarios escritos que
aparecen en la pantalla como debio' de haber ocurrido cuando la peli'cula
se edito' por primera vez, presumiblemente en los primeros a~os
del gobierno de Benito Mussolini. Una y otra vez se hace referencia a la
guerra "gloriosa", y a las 600 mil bajas italianas en el conflicto se
les considera un "holocausto". La u'ltima gran batalla de la guerra, en
Piave, se caracteriza co-mo un sacrificio sangriento. Nada alejado de
la realidad, tal vez, pero,  ?que' significa todo esto?  ?Es en verdad la
sangre el cemento unificador de Italia?

Me parecio' que podri'a encontrar un anti'doto al otro lado de la plaza, en
el Palazzo Valentini, donde se monto' otra exposicio'n -Retrato de
una era: arte y arquitectura en el periodo fascista- en lo que eran las
termas del emperador Trajano. El propo'sito de esta
exposicio'n, me informo' la introduccio'n escrita por Rossana Bossaglia, es
"mostrar co'mo el arte italiano de la e'poca fascista desarrollo' un
lenguaje expresivo propio, capaz de abordar temas diferentes en forma
completamente independiente". Esto sonaba un poco elusivo. No
conteni'a condena alguna a la e'poca fascista. Ma's bien era como echar un
vistazo a lo que pudo tener de bueno. Y aunque parezca
increi'ble, si bien las pinturas y esculturas ya eran fascinantes por si'
mismas, habi'a un o'leo de Mussolini y despue's una estatua de e'ste, y
luego una fotografi'a del Duce mi-rando esa misma estatua.

Silvano Moffa, presidente de la provincia de Roma, nos ofrece, en la
misma introduccio'n, la idea de que "el fascismo, como era en el
decenio de 1920 -es decir, un movimiento caracterizado por la necesidad
de celebrarse a si' mismo-, no era el movimiento en que se
convirtio' en el decenio de 1930. Desde el comienzo de su dictadura,
Mussolini expreso' que la relacio'n entre la poli'tica y el arte era
importante, y promovio' diversas exposiciones..."

 ?Que' significa esto? Me escabulli' bajo el sol vespertino para tomar un
almuerzo tardi'o y abri' mi perio'dico italiano.  ?Y que' encontre'? El
presidente italiano Carlo Ciampi quiere rendir homenaje a Jose'
Garibaldi, a los soldados italianos que combatieron con valor a los
nazis
en la isla de Cefalonia, durante la Segunda Guerra Mundial y -un
momento- a los soldados que participaron en la batalla de El Alamein, en

1942. Pero estos u'ltimos soldados combati'an por Mussolini y sus aliados
nazis. Si Erwin Rommel hubiera ganado esa batalla con ayuda
italiana, las potencias del Eje (Alemania, Italia, Japo'n) habri'an
llegado a El Cairo y Palestina, cuya poblacio'n judi'a habri'a sido
entonces
incluida en el holocausto. Me pregunte' si el dirigente judi'o Paserman no
habri'a hecho mejor en quejarse de este plan siniestro de Ciampi,
en vez de atacar a Santoro.

 ?Es motivo para preocuparse? Los periodistas italianos quisieron restar
importancia al asunto. Lo que pasa, me dijeron, es que
Berlusconi es ante todo un hombre de negocios, al igual que Ciampi.
Santoro es un artista al que le gusta hacerse el ma'rtir. Y si Sciuscia
vuelve al aire, habra' sido una tempestad italiana ma's. Si no ocurre asi',
sin embargo, muchos europeos hari'an bien en tomar ma's en serio
a Berlusconi, preguntarse si en verdad es el gobernante de una Italia
unida... o un bribo'n.


Traduccio'n: Jorge Anaya


CR The Independent



_______________________________________________
Nettime-lat mailing list
Nettime-lat {AT} nettime.org
http://amsterdam.nettime.org/cgi-bin/mailman/listinfo/nettime-lat